A Osasuna se le escapa la victoria en un frío Metropolitano

MARCO SERRANO, Madrid // El inicio del frío madrileño hiela las butacas vacías de un estadio Metropolitano que alberga a un huésped diferente a su dueño. Sin embargo, entre todo el árido ambiente que domina en el campo, destaca un pequeño puñado de aficionados rojillos, todos juntos hacen más ruido que los dispersos personajes que se hicieron presentes para ver al Majadahonda. No más de treinta bufandas se se levantan al escuchar el himno del recién ascendido, por su parte, el grupo de rojillos en las butacas sigue destacando más. Osasuna en la grada ya estaba arriba en el marcador.

Inicia el partido y los cánticos alientan a Osasuna. No cabe duda, el Metropolitano sigue siendo rojo, aunque las imprecisiones iniciales generan que la primera jugada peligrosa sea para el Rayo, un disparo de Fede Varela fuera del área que sin problemas se queda Rubén.

A Osasuna le cuesta penetrar la defensa del férreo Majadahonda, aunque es evidente la propuesta ofensiva de Arrasate. Sin especulaciones los navarros vinieron a Madrid a por los tres puntos, esos que se le escaparon en Oviedo. Después de treinta minutos la superioridad de Osasuna se refleja en las florituras de Fran Mérida, poco fructíferas pero que iluminan un poco un gris partido
carente de emociones en la primera media hora. De esas veces que el partido no ayuda a olvidar el frío del anochecer.

Los quince minutos restantes del primer tiempo no desentonaron. Las amonestaciones fueron lo más destacado; algunas aproximaciones de Osasuna sin el tino necesario y nada más.

La segunda parte ha iniciado con el mismo tono. Apenas un débil cabezazo de Varela muy por encima del marco rojillo inaugura las ocasiones de peligro y súbitamente se encendió el farolillo rojo. Osasuna encadenó un par de llegadas que increíblemente se negó a concretar: Primero Rubén García con un mano a mano ante Agudo que punteó con la izquierda y el balón se fue muy lejos de la portería; luego un desborde por derecha que terminó en una carambola dentro del área del Majadahonda sin que nadie la empujara a la portería.

La cascada de ocasiones no cesó y por fin los navarros obtuvieron su recompensa. Una vez más llegó por la banda diestra, convertida en una avenida, que acabó con un centro por debajo de Vidal para que Villar contralase al 59 de media vuelta mandara el balón al fondo de la red. Sin perdonar más. Gol merecido a quien más lo ha intentado. El grito de éxtasis de la fanaticada visitante pareció un rugido gracias al eco de un vacío Metropolitano.

Tras el gol, los rojillos mostraron su mejor versión. Pocas veces se les ha visto tan cómodos en la cancha, tanto fuera como en casa. A veinte minutos del final la sensación más cercana es que Osasuna alargue su ventaja, pero el fútbol es impredecible. Un pase filtrado al 76´ para Aitor Rubal dejó solo al delantero local quien batió a Rubén con un certero puntapié para decretar el empate. El Majadahonda concretó la única posibilidad real de gol que generó en todo el partido. Los últimos diez minutos pudieron ser para cualquiera. Osasuna lo siguió intentando, una chilena de Brandon dentro del área ahogó el grito de gol en la grada. Otro cabezazo de Unai tras un córner que rozó el travesaño que presidió al silbatazo final y no hubo más. Insípido empate en el Wanda. Un punto con sentimiento de frustración. Osasuna desperdició una inmejorable oportunidad para puntuar de a tres fuera de casa.

Alineaciones:

  • Majadahonda: Agudo; Isaac Carcelen (Enzo 83´), López, Verdes, Morillas, Varela; Luso (Verza 61´), Valentín, Fede Varela (Nicolás 63´); Rubal y García. DT: Antonio Iriondo.
  • Osasuna: Rubén; Vidal, Unai García, Ariadne, Clerc; Oier, Fran Mérida (Luis Perea 84´) , Rubén García, Torres, Brandon (Xisco 89´); Villar (Kike Barja 69´). DT: Jagoba Arrasate.
  • Amonestaciones: Clerc (10´), Luso (13´), López (40´), Fran Mérida (43´), Unai García (47´), Vidal (82´)
  • Goles: Juan Villar (59´), Aitor Rubal (76´)
  • Asistencia: 2,549 aficionados en el estadio Metropolitano.