Iker Torre decide

El Municipal de San Juan se vistió de gala, al igual que dos semanas antes ante el Bergantiños o como lo hizo en la Copa de Rey ante el Guijuelo la pasada campaña, o como en cualquier cita en la que ha habido algo en juego. Todo el mundo con camisetas blanquiazules y los más jóvenes animando sin cesar. Sin embargo, dos zarpazos de Iker Torre de cabeza en la primera media hora pusieron la eliminatoria muy cuesta arriba.

Salió bien el Cirbonero, con la lección aprendida y sabiendo como hay que jugar en su campo. Los visitantes vinieron con los deberes hechos y se encomendaron al delantero que hace gala a su apellido con su cuerpo. Alayeto golpeó en la madera antes de nada, aunque la acción fue invalidada por fuera de juego. Acto seguido, el primer zarpazo. Saque de esquina de Víctor Ruiz y remate impecable de Iker Torre, 0-1.

Siguió animando el Municipal de San Juan que vio como primero Arellano tras una buena jugada individual y después César Revilla con un magistral golpeo estrellaban el balón en la madera. Lo intentó de todos los colores el equipo del Chicho Vázquez pero fue de nuevo Iker Torre tras un brillante escorzo quien estableció el 0-2 en el marcador. Un mazazo que no impidió al Cirbonero entregar la cuchara.

Nada más lejos de la realidad el conjunto de Cintruénigo siguió intentándolo y tuvo en las botas de Imanol Arellano el 1-2 pero Serna evitó el tanto cuando ya se cantaba gol en la plaza ribera. Este llegó en el último minuto de la primera parte cuando Alayeto fue objeto de falta dentro del área. Un leve empujón de Mario Sánchez derribó a Alayeto dentro del área y Arias interpretó la pena máxima. Imanol Arellano la transformó y dio alas a los riberos.

Tras el paso por vestuarios, el partido se tornó más bronco y con menos juego. Eso sí, con una intensidad altísima. El Cirbonero fue superior a su rival y lo maniató, dispuso de llegadas por banda y centros. También varios disparos que fueron muy bien repelidos por Serna, mientras que del Yeclano no tuvimos noticias en el aspecto ofensivo. Ruiz y Pérez fueron los artífices de los pocos resquicios del equipo de Sandroni, que fue expulsado, por protestar. El Yeclano tiró de oficio, aguantó y pese a los siete minutos de prolongación se llevó la eliminatoria favorable a tierras murcianas.

La afición del San Juan despidió con honores a su equipo, un equipo que devolvió a la grada su empuje, su fuerza durante los casi 100 minutos que duró el partido y tras el pitido final, se produjo esa conexión mágica y recíproca.

FOTO: CUCO