Lezama y Navarra y viceversa

Es habitual cuando el Athletic visita El Sadar escuchar el cántico que versa de la siguiente forma: “Que no son de Lezama, que son de Tajonar”. Sin embargo de un tiempo a esta parte la canción ha pasado de ser algo más que una realidad a una cierta chanza para mofarse del poderoso vecino. Puesto que no hay nada más lejos que la realidad y es que en primer equipo del Athletic a excepción de Raúl García y la presencia testimonial de Kike Sola no hay ningún jugador formado en la factoría del Valle de Aranguren, sin duda una de las más prolíficas del país.

Otra cuestión bien diferente es si hablásemos en términos geográficos, es decir si hablamos de Navarra y de Lezama o viceversa y es que el idilio que viven entre ellas es latente. Se quieren, se buscan y se encuentran. Solamente en el primer equipo masculino hay tres casos: Iñaki Williams (que pese a nacer en Bilbao se crió futbolísticamente en Navarra primero en Club Natación y después en el Pamplona), Mikel San José y el actualmente lesionado Iker Muniain pero si investigamos en las categorías inferiores encontramos unos cuantos más.

Osasuna y Athletic una vieja rivalidad 

Fue con Pachi Izco al frente de la entidad rojilla cuando Osasuna rompió relaciones con el Athletic Club por vez primera tras los fichajes de, los por aquel entonces cadetes, Ismael López y Javier Eraso, hoy en el Sporting y en el Leganés respectivamente.

Pese a que este año, Osasuna ha vuelto a romper relaciones con el Athletic tras el caso de Areso hay que recordar que no es la época en la que el conjunto vizcaíno se ha mostrado más ofensivo sobre la cantera rojilla.

En apenas tres años (2012-2015), el Athletic se llevó a cinco jugadores. El primero en salir de Tajonar a Lezama fue Álex Larrayoz que tan solo permaneció un año en la entidad rojilla (2011-2012). Al año siguiente, el Athletic sedujo a Matías Lizarazu y a Nico Williams, algo lógico en el caso de este último. En el año 2014, Loic Pierre Boum fue el que hizo las maletas y un año más tarde fue Oihan Sancet. Sin embargo, en los dos últimos años tan solo Areso ha abandonado Tajonar para marchar a Lezama y previo pago de la claúsula de rescisión.

El Athletic hace tiempo que decidió buscar fuera de Tajonar y para ello reforzó su presencia en Navarra potenciando la zona media con el convenio con el Falcesino, reforzando su presencia en la Ribera con el Tudelano y el Aluvión y siendo más incisivo en la zona norte gracias a los acuerdos ya históricos con Txantrea y Pamplona y al que ha añadido a Oberena.

El foco principal se pone en la UDC Txantrea pero si miramos los datos estadísticos de procedencia a las categorías inferiores del conjunto zurigorri se observa que la procedencia es muy diversa. Toda la política detallada en el párrafo anterior ha llevado a que haya más jugadores en la cantera zurigorri de jugadores navarros que no han pasado por Osasuna. Es más, a día de hoy hay 14 jugadores navarros que no han pasado por Osasuna y otros seis que ya hemos expuesto que sí.

20 navarros en Lezama, 8 rozando el profesionalismo

Actualmente son 20 jugadores navarros los que mantienen una relación contractual con el Athletic Club. El primer caso a estudiar es el de Álex Remiro que ahora mismo se encuentra cedido en la SD Huesca tras llegar procedente del cadete del Aluvión. Remiro fue creciendo dentro de Lezama hasta consolidarse en el filial donde jugó prácticamente todo durante dos temporadas. La pasada campaña fue cedido al Levante y esta a la SD Huesca.

Son tres los navarros que ahora mismo desarrollan su actividad futbolística en el filial athleticzale: el peraltés Óscar Gil lleva enrolado en las categorías inferiores del Athletic desde cadetes y ha pasado por todas sus categorías hasta que el pasado mes de octubre debutó con el primer equipo en Copa del Rey. Otro de los navarros que milita en el Bilbao Athletic es el murchantino Tarsi Aguado, que aterrizó en Lezama después de militar durante dos temporadas en el primer equipo del Zaragoza donde no encontró continuidad. El último en llegar fue Areso, historia sobradamente conocida.

El tercer equipo de la estructura vizcaína acoge en su plantel a tres navarros más y un cuarto vinvulado a nuestra comunidad: Javi Rudi de Villafranca que llegó en el 2013 para formar parte del Cadete B procedente del Falcesino, Matías Lizarazu que tras romperse dos veces el cruzado parece que se asienta la disciplina zurigorri, Álex Larrayoz ariete que lleva en Lezama desde 2012 y Yousuff Diarrá que ha llegado este año procedente de la UDC Txantrea tras haber jugado el año anterior en el Ardoi.

8 juveniles, 3 cadetes y 1 infantil

En categorías inferiores la presencia de jugadores navarros sigue siendo bastante amplia. El División de Honor cuenta con dos jugadores que además gozan de mucha importancia en el esquema de Aritz Solabarrieta. Son Mikel Cubillo que llegó procedente del Txantrea en el 2014 y que está realizando un gran inicio de temporada con 6 goles en 9 partidos y Oihan Sancet centrocampista que acumula cinco goles en 11 partidos, uno de ellos ante Osasuna y que el jugador no celebró.

El Juvenil B es sin duda el equipo con mayor representación con hasta 6 integrantes, de ellos el que más tiempo lleva en Lezama es Loic Pierre Boum que llegó procedente de Osasuna con una rocambolesca historia detrás.  Rubén Azcona delantero procedente del Aluvión e Iñigo Otxoa (Falcesino) cumplen también la cuarta temporada. Marco Diliberto, tafallés, Luis Jiménez (ex del Aluvión) y Beñat Prados (Txantrea) cumplen los tres su tercer año en las filas del conjunto vizcaíno.

En el Cadete A militan tres integrantes navarros, Aimar Collante cumple su segunda temporada procedente del Pamplona al igual que Iñaki Telletxea mientras que Nicolás Williams será la quinta temporada que vista la camiseta del Athletic.

Por último, el más pequeño de todos es Aimar Peñalver que llegó procedente del Pamplona esta misma temporada y compite en el Infantil A. Algo también curioso puesto que hasta el primer año de cadetes el Athletic no contempla la posibilidad de llevar a sus jugadores de fuera de Vizcaya a su cantera.

La estructura femenina cuenta con 8 navarras

Los dos equipos femeninos también cuentan con un numeroso grupo de jugadoras navarras. Tres de ellas llegaron procedentes de Lagunak, Erika Vázquez, Ainhoa Tirapu (estuvo media temporada en el Puebla antes de llegar al Athletic) y Eunate Arraiza. Las dos primeras son veteranas de guerra. Ambas cumplen 13 temporadas en la entidad zurigorri a la que Vázquez llegó un año antes que Tirapu, aunque en la 2010-2011 buscó su oportunidad en el Espanyol. Ambas son una institución dentro del Athletic, han cosechado importantes hitos y han sido internacionales.

Por su parte, Eunate llegó hace cinco temporadas y vive sus mejores momentos de su carrera ya que acaba de ser convocada por Jorge Vilda para la selección absoluta. Otra veterana navarra, Ane Bergara ha llegado a Lezama esta temporada procedente del FC Barcelona tras militar anteriormente en Real Sociedad y Espanyol. Al igual que María Díaz que llegó procedente de la Real Sociedad.

Quién es una veterana pese a su juventud y cumple su cuarta temporada en el Athletic es Maite Oroz que tras la desaparición de Osasuna Femenino decidió hacer las maletas e incorporarse a la disciplina zurigorri. Maite es internacional Sub 19, ha ganado ya una liga con el Athletic y es una de las promesas más firmes del fútbol femenino español.

Mientras en el filial juegan María Blanco, que llegó procedente de Mulier, y que padeció una grave lesión la pasada campaña y Ane Azkona, la goleadora del equipo B que lleva dos campañas y procede del Ardoi.

Sin duda, queda demostrado que Navarra sigue siendo importante para Lezama ya que 28 jugadores no son moco de pavo, pese a que ahora mismo en el primer equipo no haya tantos como en anteriores ocasiones. Una filosofía que seguirá generando detractores y adeptos pero que cada vez se consolida más en nuestra Comunidad Foral.