El colista tira de orgullo para soñar

FEM

Espacio ofrecido por Fútbol Emotion Pamplona

Gran victoria del Valle de Egüés para poder soñar con la permanencia en un partido vibrante, con goles y emoción. El sábado por la tarde Sarriguren acogió un choque en el que ambos contendientes se jugaban mucho. Para ambos podía ser el último tren de cara a sus aspiraciones.

El partido comenzó accidentado tras un choque fortuito de Larumbe con un jugador visitante. El guardameta local tuvo que ser trasladado y finalizó con seis puntos en la ceja. Saltó Hodei al terreno de juego.

No obstante, salió enchufado el conjunto local que apretó para llevar peligro sobre la meta defendida por Xabi Sola. San Juan por su parte intentó llevar el dominio pero un bien plantado Valle de Egüés evitó ocasiones claras.

Superado el ecuador de la primera mitad, el partido entró en una fase de locura transitoria que no dejó indiferente a nadie. Hubo de todo, goles, expulsiones, emoción.

Fue Pablo Palacios quien en su afán de despejar la pelota abrió sin querer el marcador en favor del conjunto local. Vio la luz el Valle de Egüés que espoleado por el gol consiguió hacer el segundo en otro balón parado gracias esta vez al acierto de Legarra que remató en el área pequeña.

Restaban seis minutos para la conclusión de la primera parte pero el partido continuó con su ritmo enloquecido. Zabaleta, en una acción muy protestada por los locales (consideraron que no era córner), recortó distancias con un gol olímpico.

Fue ya en el tiempo de prolongación del primer acto cuando el técnico local Miguel González fue expulsado por protestar, una acción llevada a cabo por otro miembro del cuerpo técnico. Mientras se retiraba González aprovechó Zabaleta para establecer las tablas regalando un golazo a los espectadores presentes en Sarriguren. Con todo esto se llegó al intermedio.

Tras el paso por vestuarios, San Juan tomó las riendas del partido y se fue a por el tercer tanto. De hecho, estuvo a punto de llegar en una gran jugada por el perfil derecho que finalizó Jon Salinas con un disparo a la madera. Pudo ser el 2-3 y de ahí se pasó al 3-2. Tras una pérdida en el centro del campo, los de Egüesibar montaron la contra que acabó en pena máxima. Txiki con maestría estableció el 3-2.

Rápidamente, Miguel González movió ficha y aprovechó para poner cinco defensas, mientras que Xabi Mata arriesgó en búsqueda de un gol que no llegó y permitió a los locales soñar con la permanencia.