No pudo ser

Espacio ofrecido por Altxemi, técnicas de instalación

Osasuna remontó y terminó por derrotar al Santa Teresa en El Sadar pero no fue suficiente. El gol de Mireya en la primera mitad hizo que Osasuna tuviese que marcar tres goles y en 70 minutos y el equipo de Mikel Bakaikoa solo pudo hacer dos.

Comenzó Osasuna con intensidad y tuvo en la cabeza de Mai Garde la posibilidad para marcar el primer tanto del encuentro. Pero más lejos de la realidad, Osasuna estuvo alejado de su mejor juego y el Santa Teresa se mostró cómodo sobre el terreno de juego de El Sadar.

Los 5246 espectadores que se dieron cita en el estadio no intimidaron a las pacenses que en un espectacular pase de Estefanía Lima encontraron el gol de Mireya que les ponía en franquicia para llevarse la eliminatoria. Le dejó tocado el gol al equipo rojillo que no encontró el camino para reaccionar.

Sí lo hizo tras el paso por vestuarios. Le dio pausa al juego y encontró el camino. El Santa Teresa pasó de dominador a ser dominado y poco a poco fue hundiéndose en campo propio lo que propició que Osasuna llegase con más gente al área. Un penalti por manos claras dentro del área fue transformado por Patricia Zugasti mientras que apenas cinco minutos después, Lorena iba a adelantar a las rojillas tras una buena acción de Miriam Rivas dentro del área cuyo rechazo favoreció a Lorena que no perdonó para hacer el 2-1.

Fue el éxtasis y la grada se contagió del juego de su equipo. Osasuna encontró el camino y aún quedaban 20 minutos. Tan solo había que hacer un gol. Sin embargo, el Santa Teresa tiró de oficio, supo defenderse y terminó por llevarse el gato al agua.

FOTO: Sandra Ayala